Translate

sábado, 11 de junio de 2016

IV

Para Fernanda


Corazón del Anáhuac

Primer año de la luz.


“El amor no sólo debe ser una llama, sino una luz.”
Henry David Thoreau


La firmeza del paso que a la aurora despierta.

El latido en el corazón de cada sabor nuevo.


Todos los amaneceres que están por llegar.


Fernanda:


He aquí que vimos a los nuestros levantarse
de entre los abismos;
les tendimos la mano
y ahora estamos reunidos de nuevo:
montando el rabo del Halley.

¿Quién nos va a impedir hacerlo
a nosotros que fuimos a plantar girasoles en Antares
y salimos a jugar con los sátiros?

¿Quién detendrá los abrazos
que hacen girar nuestra tierra
 y la salvan un minuto, una hora, un día, un mes, un año, siempre?

¿Quién habrá de decir que tu voz
no puede arrullar al grillo, a ti que
haces temblar al Tifón?

Nadie.

Porque nadie puede decirte que no puedes escupir semillas de sandía en vez de balas.



Esta palabra que te ofrendo,
es la crónica de cuando la luz
vino a vivir a nuestra casa.

Oh, luciérnaga
que me enseña a bajar las escaleras
despacio y aferrándome fuerte al barandal,
tan fuerte
tan fuerte
como la esperanza nos salva la vida.


A ti te hablo, con todo el amor que poseo.

Y sé que puedes escucharme.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario