Translate

domingo, 11 de enero de 2015

I



Pensar que el latido del polvo 
es un ángel
que a tu paso quiere sumarse;
afuera
la ventana grita luces: alumbra gotas,
un escarabajo maldice la hora 
en que fue a visitar a sus parientes.

No creas
que no cala hasta la médula 
este impacto del autobús de las necedades
o que tu hermano
dejó de serlo 
porque lo nombraste y no pudo llegar a tiempo.

Escuché a su hueso romperse,
oí su grito,
por un minuto su dolor 
era el mío,
no podemos no estar ahí.

Quince olvidos y una canción en hebreo.

Después...

Vengo a poner un milagro 
de nubes empolvadas y humedad 
sobre sus iris.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario