Translate

martes, 23 de diciembre de 2014

Ofrenda de Navidad.



A los que son.
A los que están.
A los que creen y sin notarlo, evitan el colapso de los universos.
A ti que me lees:


Este es el antepenúltimo bostezo del centauro.


Entonces,
déjame hablarte de la asfixia que de la rabia viene
y el modo en que habremos de salvarla de sí misma
en la partícula del beso.


No puede mentírsele a los cielos.

Averiguaron  las huellas que dejaron nuestros muertos,
el reflejo de los que seguimos buscando
y esa ruta intransitable.

Por eso le murmuré mis deseos a este barco de papel.


Avanti,
Hermano,
Hermana,
AVANTI.


Mira que la ola no intimida a la arena.


No cedas,
no caigas,
no te oxides,
no te rompas.


Quiero que nos bebamos siete mil trescientas lunas
y al alba
presentarte la cosecha que estuvo aguardando en cada una.


Piel y hueso
forman un caracol
que sobre tu parpado camina.

Miguel vino a pedirle que se beba la lágrima.

¿Acaso no arrullo las hojas mientras meces el arbusto?.

¿Acaso no hicimos un pacto de cuatro abrazos?.


Este el beso que se apuntala en tu frente.

La espada de luz.

La fractura en la mandíbula de Tifón.

La ofrenda que te hago con mis palabras más importantes.


Hermano, Hermana:

Que siempre podamos
nombrarnos
y

existir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario